Terapia


En mi práctica de terapia individual, de pareja y de familia, focalizo en las siguientes áreas

Psicoterapia
A veces un solo suceso, una serie de pequeños sucesos o una crisis, es lo que hace que  las personas acudan a terapia. En estos casos, el trabajo principal se centra en ayudar a gestionar el problema que ha surgido y reducir los síntomas causados para que la vida pueda volver a la normalidad. Para algunas personas este tipo de terapia puede ser suficiente a corto plazo.
Otras personas pueden sentir una renovada curiosidad acerca de su vida y quieran seguir explorando a través de una terapia a más largo plazo. Comprender pautas y patrones de nuestro comportamiento, que marcan nuestras relaciones y se repiten muchas veces a nuestro pesar, así como analizar nuestro diálogo interno cuando inevitablemente cometemos errores, son vías de investigación que pueden aportarnos no solo el crecimiento personal, sino una gran paz interior.
Nuestros síntomas y sufrimientos revelan nuestras carencias o la necesidad de adquirir nuevos recursos para abordar los avatares que nos trae la vida. El trabajo terapéutico puede ayudar a cambiar percepciones o conductas en las que a veces nos estancamos y que nos impiden avanzar en nuestro desarrollo personal.

Adultos
Trabajo con adultos que pueden estar experimentando estados depresivos, ansiedad, dificultades en sus relaciones, insatisfacción en el trabajo, sentimientos de frustración, vulnerabilidad o debilidad anímica. Juntos buscamos comprender las dificultades del momento presente y las influencias venidas del pasado, identificando patrones desadaptativos a la vez que elaboramos posibles estrategias que puedan dar lugar a un estilo de vida más saludable.
A veces se trata de ayudar a las personas a adquirir los recursos necesarios para tomar una decisión y pasar a la acción. Otras, puede que ya posean los recursos pero por algún motivo que desconocen, no se mueven de su posición. Es un trabajo de empoderamiento que da respuestas a preguntas como ¿qué quiero, qué no quiero, cómo me posiciono ante un acontecimiento que me remueve internamente, qué me permito y qué no me permito?  
Las personas siempre estamos en proceso.  Acompañar, en este proceso, es un viaje enriquecedor para ambas partes, y ayuda a esclarecer el camino que cada persona siente como suyo.  

Parejas
Las relaciones íntimas nos pueden aportar un sentimiento de plenitud, pero pueden también, y simultáneamente, removernos y hacer emerger nuestros miedos y ansiedades más intensas. Las parejas en psicoterapia pueden aprender a encontrar un sentido a sus disputas y enfrentamientos, tanto individualmente como dentro de su propia relación.  A menudo las reacciones que afloran en este ámbito de intimidad afectan a nuestras necesidades más profundas, como el deseo de sentirse amado y respetado, el miedo a ser abandonado o la sensación de ser rechazado emocionalmente. Por eso una de las competencias clave consiste en que ambos miembros de la pareja aprendan a calmar sus sentimientos más angustiosos, que impiden escuchar, pensar y hablar con la claridad necesaria para poder progresar en la resolución de cualquier conflicto y en la evolución positiva de la propia relación.

Familia
En general, la familia se percibe como la fuente más importante de satisfacción personal. Puede ser el entorno más cálido, más próximo y más solidario para el ser humano, pero también, el lugar en el que se viven las experiencias más dolorosas y conflictivas. Desde la perspectiva de la terapia sistémica, pretendemos ser observadores conscientes y participantes activos de nuestra vida familiar, capaces de reflexionar sobre su significado y su huella en nuestro desarrollo individual, profundizando en su historia, su legado y sus creencias, para analizar su impacto en el momento presente y poder así vivir el aquí y el ahora de forma más consciente y plena.