REFLEXIONES TERAPÉUTICAS PARA INICIAR LA SEMANA CON LA INTENCIÓN DE VIVIR EL PRESENTE Y ASPIRAR A UNA VIDA PLENA CON SENTIDO

“Tener fe significa arriesgarse, pensar lo impensable y, sin embargo, actuar dentro de los límites de lo verídicamente posible” –Erich Fromm

El optimismo es un tipo de fe, de esperanza virada hacia lo positivo. Parece que fue Voltaire el que popularizó este concepto (en 1759) que significa “la disposición de espíritu que aguarda lo mejor y lo más positivo de todo”.

Las personas que tienen la suerte de nacer con esta predisposición están de algún modo vacunadas contra el decaimiento, pues sacan provecho de todo lo que ocurre en sus vidas para no solo sobreponerse, sino crecer y florecer ante el reto. Este tipo de afrontamiento genera una fortaleza resistente a los envites que tantas veces provee esta vida humana.

La resiliencia es el trofeo que se obtiene al poner consciencia, una y otra vez, en darnos cuenta de cómo estamos reaccionando ante lo que nos pasa: ¿qué me está contando mi mente? ¿qué me está diciendo mi cuerpo? ¿cúal está siendo mi conducta?

Nuestras experiencias, son solo experiencias (ni positivas ni negativas) hasta que juzgamos esa experiencia desde nuestra perspectiva personal, dándole importancia en base a nuestra percepción y creencias. Juzgamos y nos juzgamos muchas veces tan negativamente, que nos cegamos al aprendizaje y, por tanto, al crecimiento y fortaleza que se desprende de la experiencia misma.

Cuando aplicamos la práctica de Mindfulness ante situaciones difíciles, nos permitimos sentir las emociones que van apareciendo como lo que son: expresiones de energía en nuestro cuerpo sin juzgarlas y sin temer cómo van a afectarnos en el futuro próximo. Las emociones son indicadores de que algo se ha interpuesto en nuestro camino que nos invita a explorar e investigar qué subyace para seguir avanzando en nuestro desarrollo.

Observar las emociones con espacio y ligereza –repetidamente- va paulatinamente generando en nosotros esa firmeza natural que potencia una mirada más optimista hacia la vida, sin perder la conexión con la realidad.

“Cada vez admiro más la resiliencia. No me refiero a la simple resistencia de una almohada, cuyo relleno vuelve una y otra vez a retomar su forma original, sino a la sinuosa tenacidad de un árbol: que descubre la luz recién obstruida en un lateral y se gira, lentamente, hacia el otro lado. Es una inteligencia ciega, cierto. Pero de tal perseverancia surgieron las tortugas, los ríos, las mitocondrias, los higos – toda esta resinosa e irrepetible tierra. ”

Poema titulado “Optimismo”, de “Each Happiness Ringed by Lions: Selected Poems” de Jane Hirshfield
Ilustración de María Kalman para “The Pursuit of Happiness” (“And the choir singing, we shall overcome” //“Y el coro cantaba, venceremos”)
Recomendación: Meditación nº 18 “Meditación de la montaña” en www.psyke.es en AUDIOS, sirve para desarrollar la firmeza y la sensación de poder interior, además de la aceptación de lo que se nos presenta en la vida, manteniéndonos en nuestra firmeza, sin dejarnos arrastrar por reacciones automatizadas.

Nos despedimos en Psyke de las meditaciones presenciales hasta el 21 de enero, como siempre de 19:30 a 20:30, sin necesidad de confirmar asistencia. Este espacio abierto de meditación para el alumnado de Psyke continuará hasta el 8 de abril inclusive (exceptuando festivos). Gracias por compartir y ayudar a expandir esta práctica tan necesaria y saludable. Felices fiestas navideñas y consciente entrada en el nuevo año 2019.